UNA VELA, UN DESEO

lunes, 30 de mayo de 2011

 

Desafiando la brisa que se cuela por la ventana, lucha por seguir ardiendo,
le dí vida para quitársela en un soplo lento, con ojos cerrados,
guardando en la retina la danza frenética de esa llama, hago balance...
ni vientos huracanados, han apagado ese fuego que encendiste en mi carne extendiéndose a mi alma.





Una captura sin más rehén qué mi pensamiento,
sin más condena que el deseo de tus besos.

Letras que no tendrían sentido,
sin las caricias que guardan mi piel

Intento de puntadas finas con el hilo del olvido, de nada sirve...
no hay nudo que me impida llegar de nuevo a tus brazos,
perderme en la llama de tú mirada, en el fuego de tus labios...

Mis sentidos guardan luto riguroso,
no reaccionan a manos que no sean las tuyas,
a palabras que no salgan de tú boca...
no hay escalofrío ante miradas extrañas...

Sigue el vaivén caprichoso de la llama,
es tú soplo el que espera, somos dos en esta historia...que cumple años

Una fiesta privada sin más testigo que esa vela,
compitiendo con ella en un baile de almas,
en el que el deseo de la carne, se convierte en una simple anécdota

Cierro los ojos y mi soplo, lleva acompañado un DESEO...


4 Fantasías:

Sonia dijo...

Qué fácil sería apagar la pasión como el que apaga una vela...
Hay quién dice... que una vela nunca se debe apagar de un soplido, que hay que hacerlo... con una caricia.

Abrazo gigante al alma, mi niña.
TQ, Siempre.

Pilar dijo...

Una vela y dos pasiones, fuego desatado.

Alalba dijo...

Desmesurado deseo que vive en el interior, que jamás se apague la vela...Bello.

Muaks.

Lunna dijo...

No es facil apagar esa llama, cuando el deseo sigue vivo en el pensamiento y en las caricias que guarda tu piel.

Besos.

Lunna.